Sunday, November 13, 2005

Una lágrima...


...fue llamada a participar. Se levantó lentamente y se estiró; llevaba mucho tiempo ahi sentada. Consideró prudente tomar un poco de agua antes de salir, no le agradó la idea de que la gente la viera un poco seca.

...

Terminó su vaso y se despidió de su hogar. Había vivido tanto tiempo en él que le estaba costando demasiado trabajo dejarlo atrás a sabiendas de que no lo volvería a ver, y al mismo tiempo se preguntaba qué sería lo mejor, si no volverlo a ver y dejar todo atrás, seguir por un nuevo camino, un nuevo rumbo, sin volverse a sentar frente al televisor en ese cómodo y nostálgico sillón de piel café o salir y regresar o simplemente no salir, y quedarse ahí, entre todo lo conocido, lo mismo, la rutina, la costumbre.

Sabía que tenía que decidirlo pronto pues el reloj no espera, al contrario, no se detiene y parece acelerarlse cuando uno kiere ke se detenga. Lo sabía bien, pero no tomaba la decisión, simplemente la postegaba el mayor tiempo posible, sin querer enfrentarse a su realidad.

Soñando sin despertar.

1 comment:

Valkyrja said...

me pregunto ¿hasta cuando despertarás?
¿quién o qué te despertará?
¿De cuando en cuando es que tú despiertas?

siempre me pregunto lo mismo...hasta cuando estás dormido.